Embarazo: Mitos y Realidades  


Llegó el momento en que la mujer afronta la responsabilidad más grande de su vida: El momento de ser madre. 

Una vez que la noticia del embarazo se confirma miles de consejos llegan a la vida de una, la mayoría de ellos son conocimientos empíricos y que fueron dados a través de las generaciones. Las bisabuelas, las abuelas, las mamás y ahora te toca a ti recibir todo tipo exhortaciones que hasta pueden parecer descabelladas.

No culpes a tus generaciones pasadas de los consejos de antaño. El embarazo hasta el día de hoy sigue fomentando mitos y leyendas propias que hoy queremos aclarar con la ayuda de profesionales y mediante la propia campaña de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud (SPPS)  

Mito La forma y la altura del vientre pueden indicar el sexo del bebé. 

Verdad La forma y altura del vientre están determinadas por el tono muscular y uterino, y por la posición del bebé. Por esto, es posible que alguien crea que tu bebé es un varón al ver que tienes el vientre bajo, cuando en realidad el bebé simplemente ha descendido hacia la pelvis porque se acerca el día del parto. 


Mito Si durante el embarazo se padecen muchas agruras, el bebé tendrá mucho cabello. 

Verdad: La acidez durante el embarazo depende de otros factores, como el hecho de que los tejidos se encuentren más relajados por las hormonas o la presión de su útero en el estómago. Nada tiene que ver con la cantidad de cabello que pueda tener el bebé. 


Mito: La mujer embarazada debe comer por dos. 

Verdad: Esto además de ser falso, puede ser peligroso. El sobrepeso es uno de los principales enemigos y responsable de muchas complicaciones en el embarazo. Involucra presión arterial, diabetes gestacional, e incluso propensión a la preclamsia. No se trata de comer mucho, sino de comer MEJOR en calidad nutritiva. 


Mito: La actividad sexual durante el embarazo pone en peligro al bebé. 

Verdad: Las relaciones sexuales en una pareja estable son de mutuo acuerdo y con el fin de generar sensaciones de amor y placer. Durante el embarazo hay preocupación y cuidados extra que pueden alterar la dinámica sexual regular, ya que la excusa es el bienestar del bebé. Siempre y cuando la mujer se sienta cómoda consigo misma y lleve un embarazo normal, el coito no implica ningún riesgo para el bebé.   


Mito: Hacer ejercicio adelanta el parto 

Verdad: El ejercicio moderado y controlado beneficia a mamá y bebé. Incluso existen estudios asegurando que al realizar ejercicio durante la gestación, se acorta el trabajo de parto y ayuda a la recuperación posparto. 


Mito: Tu pareja puede experimentar algunos signos y síntomas característicos del embarazo como náuseas, vómito, antojos y sueño.

Verdad: Se tiene conocimiento que en la saliva de las embarazadas están presentes las hormonas propias del embarazo y que al estar en contacto con el varón (a través de besos, por ejemplo) pueden absorberse. Algunos hombres vomitan y tienen antojos pero de todos modos, todo pasa por una cuestión emocional y no por un problema patológico.

   

Estos pueden ser algunos de los mitos más desmentidos, pero la aventura del embarazo conlleva a muchas más historias y cuentos que muchas mujeres tienden a creer para cuidar a sus bebés. 

 Lo concreto es que es fundamental platicar con tu médico para no tener dudas e informarte en base a estudios fidedignos para el cuidado del embarazo, parto y post-parto. Tu doctor puede brindarte material confiable y así comprobar que mucho de lo que se pueda decir, por más que te lo repitan, es nada más que un viejo mito

Leer más

 Relaciónate con tus hijos adolescentes

 ¿Berrinches? ¿Discusiones? Llegó la etapa de crear vínculos con tu hija o hijo adolescente. Ésa es la mejor manera de comprender y así tener una relación de armonía en una etapa complicada.

La fase de la adolescencia es crucial y una de las más difíciles. Como madres, hay que estar preparadas para asumir los desafíos que este periodo presenta. 

A pesar de la educación, los valores y el buen trabajo que realizamos, la adolescencia es una prueba ya que nuestros hijos cambian. Lo primero que debes saber es que es normal que al llegar a cierta edad los hijos idealicen menos a sus padres y los cuestionen de muchas maneras. 

Para lograr un acercamiento óptimo, lo mejor es acercarse en momentos estratégicos y conversar pacientemente. Por ejemplo, camino a la prepa en el auto, a la hora de la comida o en algún momento a solas. 

La calidad de tiempo es más importante que la cantidad. No hay que intentar acercarse mucho a ellos porque pueden rechazar el contacto. Lo fundamental es tener paciencia y tacto a la hora de escucharlos y así poder tener una gran relación madre – hija/o. 

Aspectos a tener en cuenta para tener una gran relación con los hijos adolescentes Unos puntos simples y bien importantes que pueden hacer una gran diferencia:

 - La confianza es lo más importante. A la hora de comunicarte con tu hija o hijo recuérdale que hay confianza, creando así un vínculo en base al cumplimiento y el respeto mutuo.

 - Con respecto al primer punto, respeta el espacio propio de tus hijos. No invadas su espacio cuando no te lo permita. - Marca los límites de una manera paciente y amable. Maneja tu tono de voz a la hora de recordarles dichos límites, no grites.

 - No te veas a ti misma a través de tus hijos, no quieras imponer cosas que para ti eran fundamentales cuando eras adolescente. 

 - Respeta el proyecto de vida de tu hijo o hija, apoya y brinda las oportunidades para que pueda conocer varias posibilidades de vida. 

- Evita hacerlos sentir culpables. 

- Escúchalos siempre y se receptiva a las críticas. Conversar y entenderse es vital.

 - No les guardes secretos, habla con la verdad siempre.

Leer más

 ¿Por qué hago lo mismo todo el tiempo?

 Muy buena pregunta para hacerte, pregunta que también se puede traducir en: ¿Porqué me tropiezo con la misma piedra todo el tiempo? o, ¿Porqué siempre atraigo a las mismas personas que no funcionan? o, ¿Porqué reacciono de la misma forma a las mismas cosas aún y cuando ya me había propuesto no hacerlo?, ¡AAHH!, ¿Qué me pasa?, ¿Estaré loco? 


Pues mira, si a eso le llamamos estar loco, entonces toda la humanidad está loca, porque no estás solo, todas estas preguntas nos las hacemos varios seres humanos todo el tiempo y, de hecho son preguntas que nos han llevado a descubrir cosas grandes acerca del ser humano. 


Considera esta posibilidad: Nuestro ego, nuestra mente, funciona de manera muy repetitiva y, que parece loca. Verás, en algún momento de tu vida has tenido eventos que fueron demasiado fuertes en los que vivenciaste emociones que no eran para nada agradables, y que sentías que no ibas a poderlas manejar, era demasiado y entonces, lo que tu mente o ego hizo, fue crear una historia que explicara lo que estabas vivenciando para poder sobrevivir y entonces todo el tiempo lo que has hecho, es generar eventos similares, que de alguna u otra forma se parezcan, para reafirmar esa historia que inventaste y tener razón, ya sabes lo adictos que somos los seres humanos a tener razón, ¿no? 


 A ver, ¿cómo?, ¿yo he estado teniendo razón de cosas que no me gustan sólo para reafirmar la historia?, ¿cómo me puedo estar haciendo eso a mi mismo? No pues ya, entonces condenado para siempre a repetir lo mismo y pues ya me resigno, ¿o qué? ¡Nooo!, para nada, ¿quieres la receta secreta para romper con todo esto? Estoy segura de que sí así es que ahí te va:


Primero que nada, tranquilo, quiero que sepas que   esto lo has estado haciendo de forma inconsciente, esto lo has estado haciendo de forma inconsciente, esto lo has estado haciendo de forma inconsciente,  ¿ok?, no te empieces a culpar; entonces, lo primero  que  requieres hacer es reconocerlo. Como te he dicho   en otros artículos, reconocerlo, ser honesto, es un  paso muy importante, porque si ni siquiera tienes la  valentía de reconocerlo, pues entonces sí estás condenado a la repetición para siempre.


Segundo, ya que lo reconociste, lo mejor es hacer una  reflexión profunda y averiguar de dónde sacaste la  historia, es decir, cuál fue el evento en el   cual te  contaste la historia y ver cuál fue la historia que  te  contaste y dónde la has estado repitiendo y, tercero, trasforma el patrón, transforma la historia, considera la  posibilidad también de que estás generando repetir la historia cada momento para transformarla, entonces, cada vez que generes un evento similar, que veas que  se acerca el momento igualito, que lo reconozcas,  transforma el patrón, haz lo opuesto, lo que te gustaría haber hecho, por ejemplo, si la historia que te contaste en tu pasado es que no eres suficiente o que no puedes, ese es el momento de transformar la historia, y ser      valiente y ser capaz y poder.


¿Poderoso no? Hagamos el trabajo juntos, cuéntame   cómo te fue en transformar tus patrones y, si quieres  herramientas poderosas para reconocer y transformar  tus patrones contáctame a través de Perfil Mujer y recibirás el apoyo que requieres.

Leer más

 ¿Cuánto tiempo has vivido con miedo?



En días pasados me empecé a cuestionar el por qué varias mujeres de repente se paralizan y deciden parar, justificando su estancamiento de muy diversas formas como... “se me esta pasando el tiempo para tener hijos, quiero un descanso, estoy muy estresada, las cosas no me salen bien, no se que quiero de mi vida ...” y eso que sólo les faltaba un peldaño para ascender al éxito laboral, traduzcase en el puesto por el que lleva años luchando. 

 ¿Te suena conocido? 

 Llegó a mis manos un libro “El Complejo de Cenicienta” de Colette Dowling, hizo me que estremeciera, me hizo reflexionar sobre estos miedos que enfrentamos las mujeres y nos impiden disfrutar en plenitud nuestra libertad, yo empecé por definir lo que es el miedo... “El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento, habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza...” definición que tome de Wikipedia pero vas más allá. Yo no digo que los hombres no tengan miedo pero las mujeres hemos desarrollado todo un repertorio de excusas para no hacer frente a nuestros miedos, si, así en plural, por que van desde el trabajo, a la casa, a la crianza de los hijos, la salud, el amor de pareja, al éxito y un gran etcétera. 

 Y me pregunto ¿a que le tengo más miedo?, ¿El miedo me paraliza?, ¿El miedo es el que crea la angustia que siento? Y podría seguir. 

 Seguí leyendo el libro y más dudas aparecieron pero también más certeza.

 Desde niñas se nos enseña que somos débiles, frágiles y que debemos buscar el apoyo de alguien más porque nosotras SOLAS nos podemos hacer nada, y no digo que nuestros padres lo hagan conscientemente, ellos tratan de protegernos pero eso invalida nuestro deseo de INDEPENDENCIA, si así con mayúsculas. Cuando damos nuestros primeros pasos en este mundo, posiblemente se angustiaron al pensar que podríamos caer y lastimarnos, tu lo viste y en vez de sentir felicidad te dio miedo pero no sabes ni a que...Al hombre se le alienta, da los primeros pasos y no importa que se caiga, el es fuerte y aguanta eso y más, o no? Poco a poco empezamos a experimentar queremos correr y no caminar pero mamá anda tras nosotras, eso sin contar que siempre llevamos vestido y si caemos se lastiman nuestras rodillas...ni que decir de nuestra autoestima. Es una forma de invalidarnos, nos atemoriza y así desde temprana edad el MIEDO se cuela en nuestra vida...y tal vez nunca salga.

Leer más

¿Me puedo divorciar si mi pareja no quiere? 


 La historia del matrimonio feliz y fueron felices para siempre es algo que difícilmente llega a ser realidad, al casarnos nos damos cuenta de que el matrimonio no es todo miel sobre hojuelas. 

Pero el tomar la decisión de divorciarse es un paso importante para las dos personas involucradas y muchas veces una de ellas no quiere pues implica aceptar un fracaso en su vida.

 Si bien, actualmente en México el divorcio no requiere de una causa específica, es importante que analices tu relación y si tu decisión de divorciarte es una decisión tomada con la cabeza fría después de analizar todos los pros y contras del divorcio en tu caso específico.


¿Cómo saber si me debo divorciar?

Para esto sirven las causales típicas de divorcio. En México las principales razones por las que se divorcian las personas, de acuerdo con el último estudio del INEGI, son:

  • Abandono del hogar. (1,779 divorcios)
  •  Violencia intrafamiliar. (585 divorcios) 
  •  Adulterio. (277 divorcios) 
  • Propuesta de prostitución. (Menos de 5) 
  •  Por la enfermedad crónica e incurable del cónyuge. (Menos de 5) 
  •  Por impotencia o esterilidad del cónyuge. (Menos de 5) 
  •  Por la fecundación asistida sin consentimiento del cónyuge. (Menos de 5)
Leer más